domingo, 17 de septiembre de 2006

Cuento de los pames: la virgen de Nequeteje

Hace ya algun tiempo deseaba recomendarles este cuento mexicano... corto ...intenso y con un mensaje que debemos de saborear... no como critica a la religion ni al embrutecimiento del lumpen proletario( bueno si un poco namas)... les dejo un fragmento y un link con la descarga del dichoso cuento en formato de texto. leanlo.. les va a gustar.

Ya en México visité un día a la psicoanalista, deseaba ardientemente conocer las conclusiones alcanzadas con el "test" de la pintura. Ella se mostró animosa y optimista, porque la prueba había resultado convincente, los Indios pames admiraban la forma y gustaban del color, al tiempo que desdeñaban las excelencias de la composición y no advertían, tal vez, el fondo del concepto creador...
Pero había algo que positivamente significaba una diversificación curiosa, una peculiaridad que no cabía en las estadísticas, que era imposible transformarla en guarismos e Incrustarla entre las austeras columnas que formaban en los cuadros y en los estados; era algo que escapaba al método, que huía de la técnica en la misma forma en que un pensamiento resbala ante un detector o una fragancia escurre frente al ojo de una cámara oscura. Era la admiración, el anonadamiento que la Gioconda produjo en el ánimo de los pames.
-Es positivamente extraño, porque ni es la más brillante en cuanto a color, ni es tampoco la más sugestiva en la forma. Lo que los ha impresionado de la obra maestra de Leonardo es quizás su equilibrio, su serenidad... -me atreví a conjeturar.
La psicoanalista sonrió ante mis empíricas estimaciones; había en su actitud un aire de compasión, un gesto de misericordia zaheridora, que me hicieron enmudecer. Entonces ella, frente a mi perplejidad, dio a luz su teoría.
-Se trata, amigo mío, de un estado neurótico colectivo... de una etapa bien definida dentro de la biogenética. Sí -reafirmó-: el primitivo, con su alma encapotado de misterio, ofrece sorpresas apasionantes... Su pensamiento es tenebroso para el resto de los demás, por contradictorio. El primitivo, como el niño, goza sufriendo, ama odiando y ríe gimiendo. Nuestros Indios de Nequetejé no podrían escapar a la ley psicológica. El hombre bárbaro contemporáneo nuestro es un racimo de complejos; razona por simple análisis, porque carece del don de la síntesis, que es el patrimonio de las altas culturas. En este caso, han quedado hechizados -no es otra la palabra- por la Imagen de la Gioconda. En ella se han visto como si el pueblo entero hubiese pasado, uno por uno, frente a un espejo. ¿No hay en el gesto indefinido, indeciso de Monna Usa un soplo de arcano semejante al que palpita en una sonrisa de indio o en la mueca que antecede al llanto de un niño? ¿No advierte usted en la frente de la Gioconda la serenidad que campea en el rostro de los parnes? ¿No le recuerda la amarillenta epidermis de ella el color de la carne de nuestros Indios? ¿No es su tocado semejante al de las mujercitas de Nequetejé? ¿No son los paños que exornan la maravillosa creación semejantes al traje de gala que lucen las indias en días de fiesta? ¿No le recuerda el paisaje de fondo, roquerío bravo, al panorama yermo de la sierra pame?.....

descarga cuasicompleto aca: (son 4 miseras hojitas)

http://www.ingenieria.unam.mx/glh/NUESTRA_SENORA_DE_NEQUETEJE.doc

No hay comentarios.: